El suministro y transporte de desvíos ferroviarios para el tramo Talayuela-Cáceres-Badajoz saldrá a concurso por 8,6 millones de euros

Fomento anuncia otros 324 millones para el AVE en Extremadura

Obras en uno de los tramo del AVE.:Hoy.es
FOMENTO, AVE

El tren rápido prometido para 2015 sigue quemando etapas. El Ministerio de Fomento anunció ayer que ha aprobado a través de la empresa pública Adif Alta Velocidad una inversión de 324,1 millones de euros para avanzar en la construcción de la red de AVE en la región. En esencia, con ese dinero se pretende conceder contratos para la instalación del control del tráfico y las telecomunicaciones, además de los suministros de los desvíos de la vía y el balasto, que son esas pequeñas piedras que aparecen por debajo de las traviesas.

Aunque el destino final de todas estas actuaciones es el AVE, la idea es que primero formen parte de ese tren rápido (200 kilómetros por hora) que debe unir Badajoz y Plasencia con locomotoras diésel en el horizonte de 2015.

Montaje

Así, saldrá a concurso por 8,6 millones de euros el suministro y transporte de desvíos ferroviarios para el tramo Talayuela-Cáceres-Badajoz. «El objeto de este contrato, con un plazo de ejecución de 14 meses, es la fabricación de desvíos ferroviarios, el transporte a la línea, la asistencia durante las fases de traslado y montaje definitivo, así como la realización de las operaciones de ajustes finales hasta que el desvío quede listo», dice textualmente Fomento en un comunicado. Estos desvíos en esencia son los que probablemente permitirán conectar la vía de la plataforma de alta velocidad con la convencional a la altura de Plasencia, Cáceres y Mérida, de forma que el tren pueda abandonar una y entrar en la otra para alcanzar las estaciones y reincorporarse posteriormente a la plataforma recién construida para continuar su camino.

Hay que tener también en cuenta que aunque este contrato fuera adjudicado en los próximos meses, el plazo de ejecución no acabaría hasta finales de 2015.

Finalmente, el consejo de administración de Adif Alta Velocidad licitará por 7,6 millones de euros el suministro y transporte de balasto destinado al tramo Mérida-Badajoz.

Esta actuación comprende la extracción de la piedra y almacenamiento temporal en la cantera, el transporte del balasto fabricado hasta la vía, la conservación y la custodia hasta su carga final, entre otras.

En un comunicado de prensa, Fomento destacó que con esta inversión se da «un importante impulso» a la conexión ferroviaria de alta velocidad entre Madrid y Extremadura. La licitación de estos contratos -añadió- refuerza el compromiso adquirido por el ministerio para favorecer la reducción de los tiempos de viaje entre ambas comunidades, «con el fin de que los extremeños dispongan de un ferrocarril de calidad en 2015».

Las labores de conservación y mantenimiento, que se iniciarán con la puesta en servicio de las instalaciones de seguridad, incluirán las renovaciones y reposiciones para garantizar la vida útil de las mismas, según se añade en la nota.

Lo que queda

Todos estos contratos forman parte de la docena que aún quedan para garantizar que el tren rápido sea una realidad, según ha anunciado en varias ocasiones el delegado del Gobierno, Germán López Iglesias.

A finales del pasado mes de abril, Fomento anunció que había sacado a licitación, por importe de 49 millones de euros, la construcción de la plataforma de vía de tres tramos junto a Plasencia. Con ellos, solo quedarían por salir a concurso las obras de otros dos segmentos en las cercanías de Mérida. También está licitado el suministro y transporte de las traviesas entre Cáceres y Badajoz en dos contratos que superan los quince millones.

Sin embargo, queda por avanzar en uno de los aspectos que permitirá visualizar de una manera más clara el avance de los trabajos. Se trata de la colocación de la vía, que como se sabe deberá ser primero de ancho ibérico para ser luego estrechada para adaptarla al ancho internacional, que es el que utilizan los trenes del AVE.

Pero la obra más voluminosa de todas deberá tener lugar cuando se quiera convertir el tren rápido en alta velocidad. Para ello será necesario electrificar toda la vía. Ya está disponible la línea de alta tensión entre Almaraz y Guillena (Sevilla) que lo hará posible, pero será necesario construir las subestaciones correspondientes y llevar el tendido a todo el recorrido del tren mediante catenarias.