Cáritas Talayuela, mucho más que el reparto de alimentos

Esta organización caritativa de la iglesia asiste a 164 familias en la localidad y realiza una labor social indispensable en los tiempos que corren

Algunos de los integrantes de Cáritas Talayuela.:JMS
SOCIAL

Cáritas Talayuela está compuesta por 12 miembros y más de una veintena de voluntarios que realizan una labor asistencial que va más allá de la entrega de alimentos con la que la mayoría de la gente asocia esta ONG.

La obra asistencial se encarga de intentar buscar soluciones a los problemas de familias con recursos económicos limitados, también realiza una labor de seguimiento de cada caso para conocer sus historias y los problemas que surgen a lo largo del año.

 A parte de proporcionar comida u ofrecer un servicio de ropero donde los más necesitados pueden conseguir ropa de segunda mano, se pretende atender a la persona en todos los ámbitos, de ahí que se haga una labor y acompañamiento, en la que se visita a la gente en sus casas, se les ofrece un apoyo moral y permite conocer los casos más a fondo.

En Septiembre del año pasado decidieron contratar una asistente social para que se produjera un mayor acercamiento a la gente, los marte y los jueves las personas asistidas por Cáritas pueden recurrir a esta asistente para comunicar sus problemas e intentar solucionarlos.

Para optar a estas ayudas todo solicitante debe cumplir ciertos requisitos, deben presentar un certificado de la Seguridad Social que demuestre si cobran o no algún tipo de prestación, un certificado del SEXPE para indicar si cobran algún tipo de prestación por desempleo y su cuantía, el certificado de convivencia en el que aparezcan todo los miembros de la unidad familiar y la vida laboral de dichos miembros mayores de 16 años.

Una vez presentada toda la documentación se estudia cada caso y si cumplen con el baremo que viene impuesto desde el banco de alimentos tendrán derecho a estas ayudas. Esto contrasta con cierta leyenda negra que arrastra Cáritas en Talayuela en la que se dice que la ayuda no va destinada a quien lo necesita realmente.

El control del reparto de ayuda es exhaustivo, están coordinados con la mezquita y la iglesia evangélica que también reparten alimentos así como las asociasines de Cáritas de la zona para evitar la duplicidad en el reparto de alimentos.

"A nosotros no sienta mal que en la calle nos digan que se lo damos a quien no debemos, la gente no conoce el trabajo que hay detrás de esto y el proceso que lleva, lo intentamos hacer lo más justo posible, hemos contratado a la asistenta social porque con el voluntariado no damos abasto" se lamentaban los miembros de Cáritas.

A esto hay que añadirle el trabajo de logística, tienen que encargarse de la descarga de los camiones de alimentos o de la preparación de las bolsas, esta última tarea es muy compleja pues es necesario prepararlas en función del tamaño de las familias, se debe hacer de manera equitativa y en función de los alimentos de los que se dispone en ese momento.

 La financiación de estas actividades proviene principalmente del banco de alimentos que proporciona gran parte de los alimentos que reparten, de las donaciones particulares y de la Fundación Ojalvo Monforte, que es la principal fuente de ingresos monetarios.

Otra manera de obtener recursos es la celebración de eventos benéficos como la gala solidaria navideña, la popular "operación kilo", el mercadillo solidario del Día del Libro, donaciones de las cofradías, etc, donde los talayuelanos pueden demostrar su altruismo.

Todo este esfuerzo va destinado actualmente a 164 familias de la localidad, son familias en grave riesgo de exclusión social, normalmente compuesta por personas de escasa formación profesional y educativa, aunque con la crisis a este perfil se ha ido sumando personas que anteriormente se encuadraban en la clase media.

Otro de los prejuicios que se han creado en torno a la concesión de estas ayudas es que apenas se ayuda a familias españolas pero los datos estadísticos confirman que de esas 164 familias 92 son españolas y 72 familias emigrantes.

Cáritas se manifiesta totalmente en contra de estos prejuicios ya que su labor es para con todo el mundo provengan de donde provengan y hace un llamamiento a todas las personas que quieran prestar su ayuda como voluntarios.

"Hablar con esas personas, escuchar sus problemas y poder ayudarles es realmente gratificante, ver el rostro de las personas que llegan aquí y como se van te hace cambiar el chip sobre lo que es Cáritas"