EDUCACIÓN, ACTIVIDADES

Antonio Luis Galán participa en la segunda edición de 'Las Charlas del Encabo'

REDACCIÓN HOY TALAYUELA
REDACCIÓN HOY TALAYUELA

En el día de ayer, martes, 7 de junio, el CEIP Gonzalo Encabo ha retomado la segunda edición de 'Las Charlas del Encabo'. En esta ocasión ha visitado el Centro el cronista oficial de Talayuela, historiador, Deán de la catedral de Plasencia y Comisario de la exposición 'Las Edades del Hombre de Plasencia', Antonio Luis Galán.

Desde la dirección del centro educativo talayuelano nos han contado cómo ha sido la visita. «Antonio Luis Galán nos ha hablado de lo que supuso la enfermedad del paludismo para nuestra locacidad, donde justo hace 100 años se hicieron las primeras pruebas científicas que permitieron erradicar de nuestra comarca, en particular, y de España, en general, esta enfermedad provocada por la picadura del mosquito anófeles.

En el pinar de Talayuela existe una charca artificial conocida como Fuente del Roble donde se criaron los primeros peces de origen americano, la gambusia, que se comieron a los mosquitos que tantos problemas daban en la comarca del Campo Arañuelo. Además de esta medida, Antonio Luis Galán nos ha explicado otras medidas que se llevaron a cabo, como por ejemplo la desecación de charcas, la canalización de algunas partes del río Tietar, para evitar que se estancaran las aguas de su cauce o rociar las tierras circundantes y las aguas de gasoleo, lo que se conoce como petrolización. Esto fue muy criticado por los ganaderos pues supuso que los animales no podían alimentarse y la tierra se contaminara.

Nos ha dado un curisoso detalle y es que si Talayuela tenía 700 habitantes en esa época, en sus cuadras vivían, más de un millar de animales como vacas, bueyes, cerdos o burros.

Gracias a la genial aportación de sanitarios tan importantes como los doctores Gustavo Pittaluga, Sadí de Buen, Álvaro Lozano o la enfermera italiana Bianca Marcosanti, Talayuela se convirtió en la capital mundial del paludismo.

En relación al proyecto REBEX de la I Vuelta al mundo, cuando Magallanes y Elcano se embarcaron en la aventura de circunvalar el planeta, el monarca que reinaba era Carlos V, que pasó sus últimos años de vida en el monasterio de Yuste y la causa de su muerte no fue por las múltiples dolencias que tenía, sino que la provocó la picadura del famoso mosquito anófeles. Hasta 400 años después no fue erradicado el peligro de padecer tan fatal enfermedad y ello se consiguió en nuestro pueblo. Por este motivo tenemos que estar muy orgullosos como talayuelanos y talayuelanas. Agradecemos la disposición y la vidita de nuestro paisano, Antonio Luis Galán. Ha sido un orgullo y todo un placer».