DEPORTES, FÚTBOL

Los árbitros comienzan las pruebas físico-técnicas en Talayuela en medio de una polémica que amenaza el inicio de Tercera División

Talayuela acoge las pruebas arbitrales./FEXFUTBOL
Talayuela acoge las pruebas arbitrales. / FEXFUTBOL

Los colegiados amagan con no arbitrar tras las dimisiones de los máximos responsables del comité, que denuncian expropiación de funciones

JUAN CARLOS RAMOS

Terremoto en la Federación Extremeña de Fútbol a causa del descontento del estamento arbitral por la pérdida paulatina de protagonismo del Comité de Árbitros en la toma de decisiones de su propio colectivo. Una convulsión de proporciones impredecibles que de momento se ha saldado con la dimisión de José Antonio Cidoncha, presidente del Comité de Árbitros, y José Manuel Pardo, director técnico de ese comité.

En las pruebas físico-técnicas que arrancan hoy en Talayuela, los árbitros extremeños pedirán a la Federación explicaciones y expondrán una serie de reivindicaciones que si no se cumplen podrían amenazar el inicio de liga en Tercera División.

La serie de acontecimientos arrancó el 23 de julio con el cese de Jorge Prieto, vocal de información del Comité Técnico de Árbitros, persona responsable de designar a los informadores arbitrales. Un paso más en la expropiación de funciones, según denuncian.

Lo normal es que sea el Comité de Árbitros el que realice las designaciones de cada jornada. Esas funciones fueron absorbidas hace un par de años por las propias oficinas de la Territorial y «por una persona que no evalúa ni conoce en profundidad a los colegiados». Se temen que actúan en connivencia con los clubes para tratar de evitar designaciones incómodas, más aún en periodo de proceso electoral.

La situación acabó por estallar cuando la Territorial le pidió a José Manuel Pardo, director técnico del comité, que no fuera a las pruebas físico-técnicas de los árbitros que se inician este viernes en Talayuela y que justificara su ausencia «por encontrarse de vacaciones». Que no fueran ni él ni su equipo, a diferencia de años anteriores.

Pardo contestó con su carta de dimisión. «A la vista de esta pérdida de confianza por parte del presidente de la Federación Extremeña de Fútbol y el desprecio institucional que se ha realizado hacia mi figura como director técnico no me queda más opción que la de dimitir», señala la carta de la persona más querida entre los árbitros.

Acto seguido, llegó la dimisión del máximo responsable arbitral, José Antonio Cidoncha, que a estas alturas también ha quedado relegado a ejercer un rol simbólico. «La expropiación de funciones fundamentales del comité provocan graves perjuicios al avance del colectivo arbitral (.), unido a nula participación, opinión y decisión en cualquier situación relacionada con el comité, con ninguna aportación mía en el devenir diario.», dice su carta de dimisión.

El malestar de los colegiados extremeños era patente horas antes del inicio de las pruebas físico-técnicas, imperativas para que puedan arbitrar. Están convocados 28 de los 30 árbitros de Tercera División. Allí se pedirán explicaciones a la Territorial y se presentarán una serie de reivindicaciones para que empiece la liga: pedir que las designaciones se queden en el comité y que sea readmitido, en consecuencia, José Manuel Pardo. Si no es así, los árbitros amenazan con no hacer las pruebas físicas, necesarias para que pueda empezar la liga.