Borrar

SUCESOS

Condenan a ocho años de cárcel a un hombre por violar a su expareja en Navalmoral

Incumplió una orden judicial que tenía de no entrar al municipio para acceder por la noche a la casa de la mujer, coger un cuchillo y agredirla sexualmente

SERGIO LORENZO

Domingo, 16 de abril 2023, 18:33

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Tenía prohibido, por orden judicial, entrar en el término municipal de Navalmoral, donde vivía su expareja, pero incumplió la orden. Entró por la noche en la casa de ella y la violó. El acusado, representado por el abogado moralo Juan Carlos Pajares, ha aceptado ser condenado a un total de ocho años y ocho meses de prisión e indemnizar a su víctima con 2.597 euros. El procesado está en prisión desde octubre de 2021, cuando ocurrieron los hechos.

El ministerio fiscal había solicitado para él una condena de 19 años y seis meses de cárcel, y estar en libertad vigilada siete años. También pidió que indemnice a la perjudicada con 5.591 euros.

El violador y su víctima mantuvieron una relación sentimental durante tres años, fruto de la cual nació una niña. La pareja rompió. Él fue denunciado por ella, y el Juzgado número 1 de Navalmoral dictó el 3 de febrero de 2021 una orden de protección, prohibiendo al procesado que se acercara a su expareja y a su hija a una distancia inferior a 200 metros y que contactara con ella.

El 21 de septiembre de 2021, el mismo juzgado aumentó la medida de protección, prohibiendo al acusado entrar en Navalmoral, en donde reside ella con la hija.

Con un cuchillo en el cuello

Pese a esa prohibición, según la fiscalía, la noche del 9 de octubre de 2021 él fue a Navalmoral y entró por la noche en la vivienda de su expareja. Escaló cuatro metros de la fachada para llegar a la terraza y desde allí colarse por una ventana en la cocina. Cogió un cuchillo y fue a la habitación de su expareja, que estaba durmiendo.

Según la fiscalía esto es lo que hizo él en la habitación: «Sentándose a horcajadas encima de ella, y con ánimo de menoscabar su integridad física, comenzó a apretar con sus manos en el cuello asfixiándola, despertándose la perjudicada sobresaltada y quitándole las manos de su cuello».

El hombre cogió el cuchillo y se lo puso en el cuello diciéndole que ella no podía estar con nadie más, que la quería y amaba más que a nadie y que eso no se acababa aunque le metieran preso. Después, según el relato de la acusación pública, le bajó los pantalones y la violó, sin hacer caso a las peticiones de ella de que no lo hiciera.

Cuando terminó la agresión sexual obligó a la mujer a montarse en el coche de ella en el asiento del copiloto, mientras conducía el vehículo hasta aparcar en el aparcamiento de las piscinas de Navalmoral. Paró el coche y comenzó a pegar a su expareja, rompiéndole el teléfono móvil al golpearlo con fuerza contra la palanca de cambios.

De vuelta al centro de Navalmoral amenazó con hacerle daño a ella y a su familia, diciendo que le daba igual si se moría la hija que tuvieron en común, y que sabía dónde viven los otros hijos de ella. El acusado se puso al volante del coche aunque no tiene carné de conducir.

La agredida sufrió lesiones que le ocasionaron 11 días de perjuicio moderado, y tiene que tomar medicación para dormir y recibir apoyo psicoterapéutico en el programa de servicios sociales municipales.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios