PAC

La región defiende estabilizar los precios en la nueva PAC

La Junta quiere mantener el 'status actual' de financiación para asegurar con ello una renta justa

EFE

Extremadura ha apostado por estabilizar los precios de los productos del campo en la nueva Política Agraria Común (PAC), a fin de atraer a más jóvenes al sector y otorgar más protagonismo a la mujer.

Así lo reclamó el director general de Política Agraria Comunitaria de la Junta, Javier Gonzalo Langa, que el pasado lunes impartió la ponencia 'Reforma de la Política Agraria Comunitaria: La PAC post 2020' en la Feria Internacional Ganadera de Zafra.

Durante su intervención en las Jornadas Divulgativas de la Raza Retinta, organizadas por la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Vacuno Selecto Raza Retinta, incidió en las políticas que se desarrollarán en el horizonte de la nueva estrategia de la PAC.

Entre los principales aspectos, recordó que la Comisión Europea pretende que la nueva política agraria potencie el mundo rural, se oriente a resultados, dé mayor importancia a lo ambiental y a la innovación tecnológica, incrementando a la vez la agricultura sostenible y la competitividad de las explotaciones.

En este contexto, señaló, la Junta trabaja con el ministerio para que no se reduzca el presupuesto puesto que, entre otras razones, la nueva normativa exige incrementar la protección medioambiental, el mantenimiento de los pastos permanentes sensibles o las superficies destinadas a interés ecológico y también el pago verde, «para lo cual no debe recortarse su presupuesto».

Por ello, la Administración extremeña defiende mantener el 'status actual' de financiación para asegurar con ello una renta justa, aumentar la competitividad e investigación, mejorar la posición de los agricultores en la cadena de valor, promover la gestión eficiente de recursos y contribuir a la protección de la biodiversidad y la dehesa.

Con ello, según Gonzalo Langa, se logrará atraer a jóvenes agricultores, se facilitará el desarrollo empresarial en el mundo rural, se promoverá el empleo y se dará respuesta a exigencias sociales en materia de alimentación y salud.

Según apuntó, la UE es la mayor importadora y exportadora del sector agroalimentario y emplea a 44 millones de personas en territorio europeo