POBLACIONES CERCANAS

La sequía de la presa de Valdecañas deja sin agua a 800 regantes en Peraleda de la Mata

La estructura y el sistema de bombeo, al descubierto / HOY
La estructura y el sistema de bombeo, al descubierto / HOY

Los afectados estudian ejercer diferentes medidas de presión en breve para tratar de salvar sus cultivos

ELOY GARCÍA

Un total de 1.450 hectáreas y casi 800 regantes, la mayoría de Peraleda de la Mata, llevan sin agua desde el viernes a consecuencia del descenso de la cota del pantano de Valdecañas. La bajada del nivel ha sido tal en los últimos días que el sistema de bombeo ha quedado al descubierto, por lo que la única forma de retomar el bombeo y así tratar de salvar los cultivos sería que aumentase la cota.

El presidente de la comunidad de regantes de Peraleda, Roberto Burgos, explica que para que esto ocurra la compañía Iberdrola debe dejar de desembalsar agua para producir electricidad, tal y como está haciendo ahora a pesar del crítico nivel de agua.

«No paran de 'turbinar' y por tanto el nivel es cada vez más bajo. Si el nivel no sube pronto para que podamos bombear vamos a perder todos los cultivos, de hecho ya hay algunos afectados», lamenta.

Entre estos cultivos se encuentran tabaco, almendros, maíz y alfalfa. «Y no solo esto, sino que las ganaderías tampoco tienen agua para beber, puesto que como usan el mismo agua de riego las explotaciones no están preparadas para almacenar agua. La situación empeora con cada día que pasa», advierte.

Aquí reconoce que las autoridades se han comprometido a dar una pronta solución al problema, si bien esta no parece llegar.

«También hemos estado hablando con el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, y nos dice que no nos preocupemos que se va a solucionar todo, pero hasta el momento lo único cierto es que el nivel está cada vez más bajo. También dijeron que iban a abrir en el pantano de Azután para que nos llegase más agua, pero de momento no vemos mejoría», subraya.

Medidas de protesta

Así las cosas, Burgos señala que ya se ha reunido con los regantes y que si la situación no cambia en breve llevarán a cabo medidas de protesta.

«Estamos estudiando hacer una huelga u otras medidas de presión. Lo que está claro es que no nos vamos a quedar de brazos cruzados porque nosotros vivimos de esto, es nuestro modo de vida», afirma.

Este martes, a última hora, el pantano de Valdecañas tenía poco más de 430 hectómetros cúbicos embalsados, habiendo perdido en las últimas 24 horas más de una decena de hectómetros.