MOTOR

La tercera edición de la prueba de orientación Extrembook reunirá a 220 moteros de toda España

Participantes de la edición anterior /HOY
Participantes de la edición anterior / HOY

El sábado recorrerán entre 500 y casi 800 kilómetros interpretando un libro de ruta

M.A.M.

Alrededor de 220 aficionados a las motos de distintos puntos de España, en muchos casos con acompañante, ocuparán este fin de semana buena parte de las plazas hoteleras disponibles en Navalmoral y su entorno para tomar parte en la tercera edición de Extrembook, Ruta de los Conquistadores, una prueba de orientación por las carreteras extremeñas.

Se trata de una cita que une el deporte de las dos ruedas y la aventura, como dijo ayer en la presentación el concejal de Deportes, Josema Encinas, además de agradecer a los organizadores que Navalmoral siga siendo el «centro neurálgico» de la prueba, tanto por dar a conocer la población a nivel nacional como por la repercusión que tiene en cuanto a la hostelería. De ahí el apoyo del Ayuntamiento en los tres años que viene realizándose.

El agradecimiento fue mutuo por parte del organizador, Raúl Pinadero, que si bien reconoció haber tenido ofertas de otras poblaciones para trasladar la prueba, cree justo que se mantenga en Navalmoral por el esfuerzo que viene haciendo el Ayuntamiento desde el primer día para que salga adelante. También agradeció la colaboración del Ayuntamiento de Piornal.

Después se centró en la actividad en sí, que arrancará a las cuatro y media de la tarde del viernes con la apertura de la recepción de los participantes, a quienes se dará una charla técnica por la noche y se les entregará el libro de ruta.

El inicio está programado para las siete y media de la mañana del sábado con la verificación de las motos y la salida de la primera de las cuatro rutas en las que se ha dividido, 700 mixta, por ser la más larga, de entre diez y once horas. Y eso que se ha rebajado su dificultad respecto al año pasado, porque entonces fue «muy exigente».

Después saldrán 700 asfalto y 500 mixta y asfalto, con una duración algo menor, de entre ocho y diez horas, y recorridos de entre 502 y 720 kilómetros.

La llegada se producirá a partir de las cinco de la tarde a la explanada del edificio multiusos, un momento que Pinadero cree es una buena oportunidad para que quienes lo deseen se acerquen a ver las motos. Además se instalará una barra que llevará el Moralo CP.

Una vez que regresen todos los participantes compartirán una cena de despedida.

Al Hospital de Parapléjicos

Para terminar, Pinadero destacó que la prueba sigue teniendo un carácter solidario, al entregar parte de la inscripción al Hospital de Parapléjicos de Toledo.